¿Qué es el Testamento Vital?

Un accidente de coche, una enfermedad grave… no sabemos cuándo la vida nos va a sorprender y con qué. Por eso, si alguna vez te has planteado que querrías que se hiciera o cómo te gustaría que se te tratara en una situación de incapacidad física o psíquica, ahora puedes asegurar que así se haga.

Y es que, al igual que el testamento notarial, bajo determinadas circunstancias el llamado testamento vital puede ahorrar quebraderos cabeza y conflictos a ti y tus familiares.

Este documento también denominado de instrucciones previas o de voluntades anticipadas te garantiza que aunque no puedas expresar tu voluntad, esta sea respetada si se producen la situación descrita. En concreto, te permite especificar qué cuidados médicos y hasta qué momento deseas prolongarlos en el supuesto de padecer una enfermedad irreversible y/o terminal u otros casos de grave limitación.

También puedes manifestar si quieres o no donar tus órganos y si prefieres ser enterrado o incinerado. La designación de uno (o varios) representantes que, llegado el caso, ayuden a interpretar las instrucciones o tomen las decisiones que correspondan cuando no se hayan previsto es otra de la indicaciones que suele recoger.

El testamento vital puede hacerlo cualquier persona mayor de 18 años, no incapacitada judicialmente y que actúe libremente. Además, su contenido es libre pero existen diferentes modelos para ayudarte a que refleje tus valores y opciones personales en ese momento tan delicado.

El documento tiene validez desde el mismo momento en que se redacta. Sin embargo, para hacerlo público y accesible, debe inscribirse en un registro público cuya regulación depende de cada comunidad autónoma. Por ello, es importante conocer el procedimiento para elaborarlo y registrarlo según tu lugar de residencia. No obstante, con el fin de asegurar que las instrucciones previas sean conocidas en todo el territorio nacional, existe un registro específico (Registro Nacional de Instrucciones Previas –RNIP-) donde se guardan todos los documentos remitidos por los registros autonómicos. De este modo, aseguramos que cuando sea necesario, tu  médico y/o el personal sanitario que las tiene que aplicar pueda consultarlas de forma rápida.

Si bien, como decimos, cada comunidad autónoma tiene su propia regulación legal, en general existen tres formas de hacerlo, ante el personal del Registro autonómico. ante Notario o ante tres testigos (dos de ellos no pueden ser ni padres, ni hijos, ni tampoco tíos o sobrinos, ni tener una relación económica con la persona que hace el testamento vital, ni ser representante).

Y es que, si eres una persona previsora, prever y planificar el final de la vida también es posible.

Nuevo llamado a la acción

Etiquetas: ,



Artículos relacionados

Consejos para superar el duelo

Consejos para superar el duelo

Leer más

Opiniones sobre seguros de decesos: ¿qué debe incluir un buen seguro?

Leer más
App sobre la muerte

Apps para la muerte: qué aplicaciones existen

Leer más